Fuera del margen el mundo no se acaba

Recomendamos / by  nicole.mino / 5 días

RESEÑA DEL LIBRO


Trapo y Rata (2011)

Magdalena Armstrong Olea
Fondo de Cultura Económica

Por Ananda Sibilia.


“Trapo y Rata” de la chilena, Magdalena Armstrong, fue el ganador del XIV Concurso de Álbum Ilustrado A la Orilla del Viento, que realiza año a año la editorial mexicana Fondo de Cultura Económica. En el libro, de formato pequeño y usando casi solamente lápiz grafito, se retrata a dos personajes: un vagabundo y una rata. Ellos se proponen recuperar el basural que ha sido tomado por los gatos.

Trapo es un personaje ambiguo, de su rostro, solo vemos una nariz que sobresale entre la tela que lleva en la cabeza, en el resto del cuerpo, una especie de vestido también hecho de paños lo envuelve, y en los pies, lleva bolsitas a modo de zapatos. El personaje fue inspirado en el carismático Divino Anticristo, que deambulaba por las calles de Santiago centro hasta hace unos años.

Es interesante hacer el ejercicio de posar la vista en los detalles que se encuentran en segundos y terceros planos, pues aparecen historias secundarias, muy mínimas, que a primera vista parecieran estar solo como decorado. Cada neumático roto, pedazo de tabla roída o cáscara de fruta van conformando pequeños universos donde cada uno es protagonista en una especie de oda al objeto gastado. Y en esa melancolía propia de los cuya voz no se escucha está Trapo, oculto entre los paños sucios que lo visten; y su compañera, una diminuta rata chascona.
Los gatos están por todas partes: en las montañas de basura, registrando cada uno de los tachos, relamiéndose entre los escombros. Dentro de esa marginalidad que se retrata, son los dueños y señores. Pero Trapo tiene un plan que Rata ayudará a llevar a cabo, y lo que no es de nadie siempre encontrará un nuevo dueño.

Este libro demuestra que no debiera haber temas vetados en la literatura infantil, la historia de Trapo y Rata se inscribe en ese lugar que no queremos ver, donde la pobreza extrema carcome y el paisaje parece ser árido a simple vista, pero si miramos bien, bajo la lata vacía o la costura en el trapo sucio, junto a la cucaracha y la descomposición misma, las luchas de poder y ansias de libertad siguen estando ahí, pues el basurero no está desprovisto de humanidad.